Metodos de control de heladas

Con la finalidad de combatir de algún modo los efectos de las heladas sobre cultivos y las pérdidas causadas por estas se han ideado diversos métodos de defensa. Dichos modos se dividen en defensa pasiva y en defensa activa.

1) Métodos de protección pasiva

a) Elección del emplazamiento de la plantación

Es de gran importancia realizar un estudio minucioso del nivel de riesgo de heladas de una parcela antes de llevar a cabo el emplazamiento de un cultivo.
Para que dicho estudio sea eficiente es necesario detectar las zonas más frías. Ya que en latitudes medias en general no existen zonas sin heladas se deben diferenciar zonas que poseen una mayor intensidad de helada de las que tienen una menor.
La detección de estas zonas se realiza a partir de un examen de la topografía del terreno. En general en zonas con presencia de formas cóncavas se presenta una mayor acumulación de masas de aire frío. Así en presencia de fondos de valle habrá un mayor porcentaje de riesgos de heladas que en laderas circundantes, por ejemplo.
Por otro lado las formas convexas son zonas de dispersión de aire frío y por ende son poco favorables para la formación de heladas. Las pendientes y zonas sin obstáculos que se opongan a la libre circulación del aire son poco propensas a las heladas.

b) Elección de especies y variedades

Este método constituye una de las técnicas más eficaces para prevenir el problema de las heladas. Consiste en elegir las variedades que, en un clima y zona de cultivo determinada, tengan bajas probabilidades de efectos desfavorables producidos por heladas. Para esto se deben preferir aquellas en las que el periodo de máxima sensibilidad al frío no coincida con el de alto riesgo de helada.
Según la especie se poseen diferentes exigencias específicas en frío para romper la dormancia de la semilla, como también se tienen exigencias en calor para el desarrollo y crecimiento hasta alcanzar la etapa de floración.
En la actualidad existen especies alteradas genéticamente a las que se les ha mejorado el factor de resistencia al frío.

c) Retraso de la floración

Una de las causas principales por las que se producen daños por heladas en especies vegetales es la floración precoz. Por este motivo se produce la caída de frutos jóvenes que han sido fecundados en presencia de bajas temperaturas durante la floración.
Con el fin de evitar este tipo de situaciones se eligen variedades menos precoces para la floración ya que en especies que poseen un periodo floración-maduración constante el retraso de la floración puede implicar un retraso en la maduración.
Una opción para realizar retraso de floración es el método químico. Sin embargo este se puede aplicar según la especie a tratar ya que debe tener la capacidad de responder positivamente ante la presencia de estos químicos.
Otra técnica es el enfriamiento de árboles aun desprovistos de hojas mediante la aspersión de agua encima de ellos durante el día. La evaporación de agua produce el enfriamiento de los botones florales y del sistema vegetativo. De este modo disminuye la temperatura y los órganos y por ende el número de horas acumuladas de temperaturas beneficiosas para el inicio de la floración. Este método funciona con mayor eficiencia en condiciones de baja humedad y radiación global fuerte.

d) Técnicas de Cultivo

El suelo y el agua contenida en este poseen una reserva de calor que puede ser cedida a la atmósfera. Dicha liberación de calor se facilita en ausencia de capas aislantes que se interponen entre el suelo y el aire. El incrementar la conductividad térmica y la difusión son convenientes para la defensa de heladas.
La compactación del suelo incrementa la conductividad térmica al verse reducido el volumen de aire presente en el suelo, mientras que la presencia de especies vegetativas la disminuye. El suelo, al encontrarse cubierto de vegetación, pierde gran parte de su capacidad de absorber calor durante el día y favorece la radiación nocturna.
El uso de herbicidas puede ser de gran ayuda para eliminar malezas y vegetación extra que causa efectos perjudiciales.
Otra técnica eficiente para frutales es disponer de polinizadores adecuados. Después de una helada es común observar que gran parte de las flores logran resistirla. Para esto es importante que las flores que escapen de la helada se encuentren fecundadas.

2) Métodos de protección activa
a) Riego por aspersión
El calor latente que se libera cuando el agua pasa de estado líquido a sólido se utiliza como medio de protección ante la presencia de una helada. De este modo sistemas de riego controlados de forma automática mediante la presencia de sensores pueden ser útiles como medio de defensa de heladas.
Cuando la temperatura desciende bajo los 0°C el agua liberada forma un película de hielo alrededor de las hojas y ramas que proporciona la protección necesaria para mantener la temperatura alrededor de los 0°C.
La cantidad de agua liberada por el sistema debe ser suficiente para compensar las pérdidas de energía por radiación, convección, advección y por evaporación. Además la velocidad de rotación del aspersor debe ocurrir en menos de un minuto.
En presencia de heladas por advección, que además de bajas temperaturas presenta vientos, la utilización de este método es muy arriesgado y deben aplicarse cantidades de agua hasta un 50% mayores. Por otro lado en días claros y sin viento debe detenerse el sistema cuando haya agua líquida entre el hielo y las ramas, mientras que en días nubosos o con viento debe mantenerse funcionando durante el día.
Este sistema de riego es el que da mayor protección mostrando una relación eficacia/coste superior al 80%, sin embargo presenta un mayor riesgo de enfermedades fúngicas y daños mecánicos de la planta ante el exceso de peso ejercido sobre las ramas por la presencia de hielo.
Otro tipo de riego es el de aspersión por debajo de la cubierta vegetal que consiste en la presencia de microaspersores que cumplen este rol. Además del calor latente del agua aplicada este sistema aporta el calor sensible que se genera al vaporizarse agua en el ambiente. Dentro de los beneficios que posee este método están el menor riesgo de enfermedades debido a que el agua no moja las yemas y botones florales, además de que la cantidad de agua que debe aplicarse en la mitad del de aspersión por encima de la cubierta vegetal.

b) Calentamiento del aire y las plantas

Existen numerosos sistemas de calentamiento del aire y plantas que varían según tipos de combustible y tipos de estufas. Hay estufas que proporcionan mayor calor que otras, además de la cantidad de humo emitido que varía según el modelo.
Este sistema consiste en la emisión de radiación desde el aparato y un calentamiento del aire por efectos de conducción y convección. Sin embargo el gran problema que posee es que la radiación térmica emitida es poco específica y posee un radio de acción grande que actúa en todas direcciones. Por ende el efecto de radiación es reducido y no del todo aprovechado por la planta.
Se ha comprobado que se obtiene un mejor rendimiento mediante la utilización de pequeños y numerosos focos de calor frente a pocos focos de calor de gran potencia calorífica.

c) Homogeneización del aire mediante ventiladores

En noches de helada el aire frío entra en contacto con la superficie del suelo que se enfría por radiación. El balance térmico de la superficie del suelo y vegetales en este caso es negativo.
La función de este sistema es la de mezclar el aire a través de ventiladores u helicópteros. La producción de corrientes de aire producidas por los ventiladores contribuye a la mezcla de la capa superior con la inferior provocando el aumento de temperatura en la capa inferior que se encuentra en contacto con el suelo.
Este sistema es adecuado como modo de protección frente a heladas de radiación.

d) Aislamiento térmico

Es posible optimizar el balance de radiación y energético sobre un cultivo cubriendo las plantas con determinadas clases de materiales durante la noche.
Dentro de los materiales utilizados se encuentra el plástico en distintas variedades. Sin embargo este plástico posee una serie de requisitos en cuanto a sus características:



- Baja emisividad.
- Baja conductividad térmica.
- Intercepción de la radiación de onda larga.


Otro punto importante es que el material no se encontrarse en contacto directo con la especie vegetal a proteger. Es importante que durante el día las plantas y el suelo se encuentren descubiertas para poder almacenar energía solar. Luego en la tarde son cubiertos.


2 comentarios:

Jesus Cervantes dijo...

Hola buenos dias me gustaria saber que numero de parte es el abanico con plataforma giratoria. es medio antiguo pero aver si tienen unas fotos oh modelos.

Jesus Cervantes dijo...

Hola buenas tardes me gustaria si alguen me pudiera ayudar, necesito que reparar un daño y es un habanico de control de heladas de los antiguos con plataforma giratoria y dos motores ariba. haber si alguen tiene uno que venda oh si saben de los precios oh modelos ay. muchas gracias a todos! saludos.